Congelación de Óvulos

Has cumplido los 30. Seguramente te has preguntando si en algún momento podrás ser madre; pero no tienes pareja, o quieres dedicarte al 100% a tu trabajo o estudios, o quieres vivir en libertad, quieres viajar, no importa el motivo, simplemente quisieras postergar la decisión de ser madre y evitar presión y ansiedad que puede causar este tipo de disyuntivas. Hoy en día, esto no tiene que quitarte la paz y la tranquilidad, ya que existe la congelación de óvulos, conocida en términos médicos como “vitrificación o criopreservación”, que es una alternativa que te permite posponer la maternidad de manera segura, sin  estrés y tomando la decisión en el tiempo que tú consideres adecuado.

Muchas veces, nuestras actividades laborales o nuestra preparación académica no nos permiten tener una vida social más amplia como nos gustaría, el tema de no asentarnos en una relación de pareja estable que nos permita visualizarnos como padres en el mediano plazo o en los tiempos que nos gustaría son algunos de los principales factores que en la actualidad las personas toman en cuenta. Es por ello que la “vitrificación o criopreservación” es también una alternativa para hombres.

Más[P1]  preocupante es que hoy cada vez se viene agotando la cantidad o la “reserva de óvulos” en edad temprana y que lo podemos medir con herramientas como es la “hormona antimulleriana”, que nos mide esa cantidad y poder formar decisiones oportunas.

Existen mujeres u hombres que preservan su fertilidad sin pareja, ya que la “vitrificación o criopreservación” , te permite “guardar” tus gametos (óvulos, espermatozoides u óvulos fertilizados) a muy bajas temperaturas para elegir el momento perfecto en el que decidas hacer crecer la familia, porque sabemos la importancia que hoy tiene la planificación familiar.

Una de las ventajas de la vitrificación o criopreservación es que permitirá tener los gametos congelados durante 5 años con altas probabilidades de recuperación tras su descongelación, para así poder utilizarlos en alguna de las diferentes opciones de Reproducción Asistida (RA), la cual podrá sugerir el médico dependiendo de cada pareja y las condiciones en que se encuentren ambos.

 

Foto cortesía Nascere

Foto cortesía Nascere

Como mencioné anteriormente, son tres casos en que podemos proceder a la vitrificación o criopreservación:

1. Óvulos, se mantendrán vitrificados a bajas temperaturas en nitrógeno líquido hasta que estés lista para su fertilización y posteriormente se llevará a cabo la colocación dentro del útero.

La vitrificación o criopreservación de óvulos ha abierto nuevas oportunidades para la preservación de la fertilidad en mujeres jóvenes con tratamiento oncológico. El uso de la quimioterapia y radioterapia causan daño irreversible a los óvulos y consecuentemente pérdida de la fertilidad. Es por esto, que esta técnica se presenta como una nueva alternativa reproductiva.

2. Óvulos Fertilizados, pueden conservarse a bajas temperaturas y utilizarse para la búsqueda del embarazo. Es reconocido que el uso de medicamentos que estimulan la ovulación den como resultado una mayor generación de niveles hormonales (Hiperestrogenismo) que en ciclos naturales, lo que la vitrificación o criopreservación nos permitirá es generar un ambiente más “natural” al útero para la implantación de estos embriones.

3. Espermatozoides, en ocasiones, el someterse a tratamientos de quimio-radioterapia puede dañar el material espermático, en este caso el semen se puede mantener congelado hasta que decidas ser padre o bien si te vas a realizar la vasectomía pero estás incierto de lo que puede pasar en tu futuro reproductivo, mantener semen congelado puede ser una opción.

Puedes acercarte a tu médico y platicar acerca de la vitrificación o criopreservación tanto para ti como para tu pareja, si la tienes, para que puedan conocer el proceso de reproducción asistida que les ayudará a planificar mejor su familia y puedan iniciar el tratamiento de acuerdo a su estado y sus planes a futuro.

Consulta a tu médico

Para mayor información nascere.com.mx