Infertilidad Masculina: Un Tabú para Romper

Hablar de infertilidad masculina sigue siendo, a pesar de las transformaciones sociales y los avances científicos, un tema lleno de tabús y prejuicios. Durante siglos se culpó, injustamente, a las mujeres por los problemas de infertilidad en una pareja. Hoy sabemos que alrededor de un 40% de los motivos de infertilidad, en una pareja están vinculados al hombre, un 40% a la mujer, y el 20% restante a factores inexplicados o derivados de ambas partes. 

La fertilidad masculina depende, en gran medida, del conteo y calidad de los espermatozoides en la eyaculación. Es importante señalar que la cantidad de líquido expulsado no es indicativo de un alto conteo de espermatozoides. El conteo de espermatozoides está altamente relacionado con la producción hormonal.

Las causas que producen un bajo conteo de espermatozoides son variadas. Pueden ser por deficiencias orgánicas, como condiciones genéticas preexistentes; infecciones causadas por enfermedades de transmisión sexual; trastornos hormonales; lesiones severas en la ingle; o la ingesta o exposición a sustancias químicas. 

De todas estas causas pocas podemos controlar. Sin embargo, cuidar los alimentos, bebidas  y sustancias que ingerimos, así como nuestros hábitos físicos, son cosas que podemos realizar para reducir la posibilidad de infertilidad.  A continuación, algunos ejemplos:

El tabaquismo es una de las principales causas de infertilidad masculinas, diversos estudios han comprobado que  el consumo de tabaco reduce significativamente el conteo de espermatozoides.  

El estrés es una causa de infertilidad. En los casos de hombres que desean reproducirse, y no lo logran, puede generar un ciclo vicioso de ansiedad,  estrés y hasta depresión. Por eso se recomienda hacer ejercicio y actividades relajantes para evitar el estrés.

La obesidad, producto en parte del sedentarismo, afecta a nuestra sociedad de manera alarmante. México es uno de los países con mayor índice de obesidad en el mundo.  La obesidad en los hombres se puede asociar a causas relacionadas con cambios hormonales, como la testosterona, las cuales son importantes para la producción de esperma. Los hombres con obesidad son más proclives a tener bajos conteo de espermas. 


El no hablar de un tema, o tener vacíos de información nos lleva a fortalecer los tabúes sociales y la difusión de datos sin bases científicas  han generado varios mitos alrededor de la infertilidad masculina. Aquí te presentamos información científica  para aclarar tus dudas:

    -Uso de ropa interior o pantalones ajustados.
Se dice popularmente que el uso de ropa ajustada afecta la fertilidad de los hombres. La producción de esperma requiere de una temperatura inferior a la del cuerpo; es por ello que su producción se da en los testículos, que se encuentran afuera del cuerpo. La ropa apretada en la ingle puede provocar que se sobrecalienten los espermatozoides, causando una afectación en su producción.

-Los celulares y las computadoras causan infertilidad.
Si bien no hay un consenso absoluto sobre el efecto que tienen el uso de celulares y computadoras en la fertilidad; al igual que con el uso de ropa ajustada, los celulares en las bolsas o las computadoras portátiles en las piernas causan un aumento en la temperatura cerca de los testículos.
 
    -Los hombres infértiles son menos saludables que los fértiles
Diversos estudios no han identificado ninguna evidencia que señale directamente que los hombres infértiles padezcan de más problemas médicos que los fértiles. Si bien hacen falta mayores estudios para obtener resultados concluyentes hasta el momento no se ha hallado una relación directa entre infertilidad y buena o mala salud.  

    -La edad no afecta la fertilidad de los hombres
La disminución de la fertilidad, en los hombres, se da más tarde que en las mujeres. Al llegar a la edad de 45-49 años los hombres comienzan a sufrir cambios en la producción de espermatozoides. 


Así que ya sabes, si tienes dudas o sospechas de alguna circunstancia con tu fertilidad, háblalo con tu pareja, acudan con un especialista que les podrá dar recomendaciones específicas para su caso.