Cuando te haces empático, cuando vives centímetro a centímetro lo que está sintiendo el de enfrente y con ese vigor tratas de extender tu mano para ayudar, eso es vocación.
— Dr. Gerardo Barroso Villa

 

Desde mi nacimiento he enfrentado la vida y distintos retos. El parto de mi madre no fue “normal”, fue un parto complicado porque no había descenso y los médicos decían que yo difícilmente sobreviviría por las fracturas en el cráneo, mandíbula y clavícula que me hicieron al sacarme con fórceps.

Hoy, muchos años después de prepararme y trabajar desde distintos ámbitos para cuidar de la salud de madres e hijos, heme aquí, dedicado a contribuir con mi conocimiento y experiencia en ayudar a las personas que por diferentes circunstancias no han alcanzado el sueño de ser madres o padres y de poder disfrutar la alegría y felicidad que es tener un bebé en brazos. Es así que mi compromiso no sólo es con la ciencia, sino con la vida, con la protección y el resguardo en la salud de todos los involucrados en el camino de tener un bebé en casa.

 

Inicié mi formación académica en la Universidad La Salle, donde cursé Medicina y posteriormente hice mi especialización en Ginecología y Obstetricia en el Centro Médico ABC. Continué mis estudios de posgrado, esta vez fuera de México, en The Howard and Georgeanna Jones Institute for Reproductive Medicine en Norfolk, Virginia en Estados Unidos.

En 2009 recibí el premio "Dr. Gregorio Pérez Palacios" en Salud Reproductiva por mi aportación académica y científica en el Área de Infertilidad y Reproducción Asistida, y por ser el único investigador en el Área de Salud Reproductiva por el Sistema Nacional de Investigadores (SNI). Entre otros premios, he recibido también el reconocimiento por mi trayectoria científica por parte de la Academia de Investigación en Biología de la Reproducción (AIBIR).

Continué complementando mi formación académica, mediante una Maestría en Dirección de Empresas por parte del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), así como con un Master of Global Management de Tulane University, donde fui reconocido como primer lugar de mi generación. Cursé además el programa Managing Healthcare Delivery en la Harvard Business School.

Soy un hombre de objetivos y retos, por esta razón siempre he buscado la manera de crecer profesionalmente para contribuir en el desarrollo e innovación de la medicina. Soy académico de posgrado en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y tutor de maestría y doctorado en el Área de Reproducción en Ciencias Médica y Biológicas.

En el ámbito público tuve la oportunidad de desempeñarme en el Instituto Nacional de Perinatología “Isidro Espinosa de los Reyes”, como Jefe del Departamento de Reproducción Asistida y Subdirector de Medicina Reproductiva. Dichos cargos me han permitido tener un enfoque más amplio y me han hecho un fiel creyente de que el detectar pequeños detalles, hace la diferencia.

Mi actividad clínica y académica, en el medio privado, hasta la fecha, la he desarrollado principalmente en la Clínica Lomas Altas y en el Centro Médico ABC pero fue en 2010 cuando decidí crear Nascere, que no sólo es una clínica, sino que se convierte en una segunda casa para quienes nos brindan su confianza, donde amor y ciencia confluyen para atender, cuidar y favorecer la generación de vida. En Nascere además comparto con todos y todas mis colegas, la pasión por la ciencia que da vida y desarrollamos investigaciones para mejorar técnicas e innovación en materia de reproducción asistida.

Me considero muy afortunado por tener un “don” para el estudio que me ha permitido poder asimilarlo rápidamente, aprovecharlo y sobre todo, compartirlo. Por ello, soy catedrático de cursos especializados en Biología de la Reproducción en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde disfruto provocar la curiosidad de mis alumnos y alumnas para que investiguen y generen nuevos conocimientos. Igualmente, en la UNAM participo como tutor de Posgrado de Ciencias Biológicas y tutor del Programa de Maestría en Ciencias Médicas, Odontológicas y de la Salud

Cuando nace un bebé y se hace realidad ese sueño, te genera una sensación de paz y tranquilidad, es una alegría que no necesariamente puedes describir.